domingo, 11 de mayo de 2008

DIARIO EL COLOMBIANO


“El maltrato a los animales es un daño moral”: Lida Yaneth Ramírez
Ella ha defendido jurídicamente a caballos, perros, gallos, gatos, elefantes y cuanto animal esté en condición de maltrato. Esta abogada fue una de las principales promotoras de la prohibición de la cabalgata en Cali.
Ganó. Ganó después de cuatro años de batallar. Y Lida Yaneth Ramírez siente la alegría del deber cumplido: la tradicional cabalgata que se hacía cada 25 de diciembre en Cali es cosa del pasado.Lida es caleña, abogada para más señas. En su juventud quiso, por ese amor inagotable que siente hacia los animales, ser veterinaria. Al final estudió Derecho. Y desde que se graduó de la Universidad San Buenaventura viene ejerciendo lo que ella llama “el derecho animal”; la defensa jurídica de perros, gatos, vacas, elefantes, caballos y cuanto animal esté en situaciones de maltrato.Las anécdotas son varias. Adelantó el proceso para ganar la custodia de Kuiny, el primer elefante que se le decomisó a un circo de México en Colombia. También defendió a un gallo, visitó una casa de Cali donde vivía una vaca, “claro que en excelentes condiciones”, y ha visto desde animales golpeados y apuñalados, hasta violados.
Por lo caballosCuando Lida abre la puerta de su casa, el concierto es ensordecedor. Ladran los siete perros que recogió en las calles para darles una mejor vida. En el comedor están los medicamentos que cada uno necesita. Drogas para Tigresa, para Vaca, para los siete canes, amos y señores de su hogar. Esta labor en pro de los animales viene desde hace 11 años. “No podía aguantar tantos atropellos. Es un daño moral. Desde entonces vengo defendiéndolos”.Su trabajo, junto al de instituciones como la Asociación Sentir Animal, la cual preside, y diferentes fundaciones, ha originado logros como la prohibición, en 14 comunas de Cali, del transporte de escombros con caballos carretilleros. Se trata del Decreto 4–14. Lo que no entiende es por qué el decreto no cobija a toda la ciudad.Para adelantar este proceso se armó de una cámara digital y recorrió las principales avenidas de Cali. Fotografió caballos que arrastraban toda una casa con neveras, muebles, bicicletas, camas y colchones. Captó estos vehículos desvencijados, sin las normas de seguridad que exige la Secretaría de Tránsito. Y caballos maltratados, con lomos y patas infectados en los que caminaban orondos los gusanos. El peso que transportaban los equinos superaba sus capacidades. En Colombia, la raza de caballos que se da son los ponys, animales de silla que no superan los 140 de alzada y son para cabalgar, no para transportar grandes pesos. El máximo que pueden soportar es el 25 o 30 por ciento de su peso corporal, es decir entre 80 y 100 kilos. El Decreto 4–14 significa un gran alivio para muchos de estos caballos.
Y la cabalgata…La cabalgata de cada 25 de diciembre en la Feria de Cali representaba un atropello frontal para los caballos. Muchos aparecían apuñalados, les tiraban orines en los ojos, los golpeaban. Por eso, desde 2003, Lida instauró una demanda contra el certamen. Y los frutos se fueron dando.En la cabalgata del año anterior se prohibió el licor, se buscó una mejor organización. Ahora, el gran triunfo. Se prohibió en Cali y se realizará una actividad, también propuesta por Lida. “Se trata de un encuentro equino en un recinto cerrado, donde los jinetes muestren sus ejemplares, y de paso sirva para que el público caleño aprenda de caballos”.Lo dice sentada en su casa, mientras mira algunas fotos de maltrato a equinos en el computador. Dice que otro de sus objetivos es lograr que se penalice el maltrato a los animales en el país. Y que Cali cambie la actitud frente a ellos.
RecuadroLa Asociación Sentir Animal, presidida por Lida, nació hace dos años con la idea de defender jurídicamente a los animales en Cali. Está integrada por una junta directiva de siete miembros y 15 voluntarios que han adecuado sus residencias como hogares de paso para los animales maltratados. Cherlott Acosta Peña: Amor a toda prueba por los animalesPor Nelly Vecino Pico, Vanguardia Liberal
“Hemos recogido perros con heridas llenas de gusanos. Los llevamos al albergue, les hacemos curaciones y los recuperamos con comida y mucho amor para que otras personas los adopten”. Ese es el trabajo de Cherlott Acosta Peña en la Fundación Protectora de Animales y la Naturaleza, Fanal, en Bucaramanga.Esta joven alterna su trabajo como asistente en una oficina con la protección y cuidado de perros y gatos callejeros. “Desde niña me han gustado los animales y he tenido mascotas, pero ahora les dedico todo mi tiempo, incluyendo días de descanso, a cuidarlos y evitar que sean maltratados”.Hace cuatro años ella es la directora de este albergue. “Allí, básicamente trabajamos con animales de estratos marginales y que la mayoría de las veces son abandonados. Además de cuidarlos, junto con el veterinario Alejandro Sotomonte, realizamos jornadas de esterilización de caninos y felinos para evitar que proliferen los animales en las calles de la ciudad”.
En vía de extinciónDe igual manera, la Fundación trabaja en coordinación con la Policía Ambiental de Bucaramanga para proteger a las especies en vía de extinción. Según Cherlott, se han recuperado varios bebés de mono cotudo o aullador, que, después de un proceso de recuperación de dos meses, son enviados a una corporación en Medellín, donde se encargan de devolverlos a su hábitat natural.También han recuperado ardillas y tortugas, animales que son dejados en el parque Eloy Valenzuela, de Floridablanca, mientras que los monos cariblancos se llevan a una finca de la Corporación de Defensa de la Meseta de Bucaramanga.
El albergue y su sostenimientoEn la actualidad, este albergue tiene cerca de 80 perros y gatos en espera de que alguien les dé un hogar. El único requisito para adoptar una mascota es firmar un compromiso de cuidado del animal y además realizar un aporte. Con estos dineros, la Fundación se sostiene y consigue alimentos para sus ‘huéspedes’. Sin embargo, Cherlott hace un llamado a la Administración Municipal y a todas las personas que quieran vincularse con aportes o alimentos para continuar cuidando y protegiendo a los animales.

1 comentario:

diana marcela dijo...

con el anterior articulo solo me queda por felecitar a todas las personas que por encima de todo estan contribuyendo con el mejoramiento a la calidad de vida de los animales que son quienes verdaderamenete lo necesitan. tengo 17 años y desde que tengo memoria esta claro que mi pasado, mi presente y mi futuro estan ligados a ayudar a todos aquellos que sufren la ignorancia y crueldad humana. una vez mas felicidades por tan admirable gesto de grandesa que hoy pocos pueden tener.gracia por brindar un futoro mejor